Trabajadores remotos: cómo aumentar su seguridad de cara al 2021

Trabajadores remotos: cómo aumentar su seguridad de cara al 2021

Por Javier Minsky, CEO de Virtualmind - El COVID-19 ha tenido un gran impacto en todos los aspectos, y las áreas de informática en las empresas no son la excepción. Uno de los desafíos que enfrentan las empresas al habilitar una fuerza laboral móvil es la posibilidad de ser objeto de ataques cibernéticos, que han aumentado significativamente.

Las plataformas cloud y las herramientas colaborativas que facilitan el trabajo en entornos remoto se han convertido en soluciones imprescindibles para el desarrollo de la actividad de muchas compañías.

Un estudio realizado por Apex America a 40 global brands y 1.200 colaboradores de empresas en Latinoamérica, revela que el 93% de las empresas logró mantener o mejorar sus resultados con la modalidad de trabajo remoto. Un 47% de las empresas anticipan sostener el teletrabajo en los distintos niveles cuando pase la pandemia, mientras que el 42% aún no lo descarta.

Con el aumento de los teletrabajadores en todo el mundo, también se incrementaron los peligros y en consecuencia, se empezaron a reformar las medidas de seguridad por parte de las empresas. Según un estudio llamado “Estado del Riesgo Cibernético en Latinoamérica en Tiempos del COVID-19”, realizado en conjunto entre Marsh y Microsoft, más de un 30% de empresas en Latinoamérica percibieron un aumento del 31% de ataques cibernéticos como consecuencia de la pandemia, siendo la principal amenaza el phishing. También, como consecuencia de la implementación del home office, el 70% de las organizaciones permitió que sus colaboradores trabajen con sus dispositivos personales, con lo que la exposición a algún tipo de ataque aumentó considerablemente.

La seguridad se convirtió en un factor central, por lo cual las empresas se han visto con la necesidad de invertir y en capacitar a sus empleados en asegurar sus redes internas. Pero todavía muchas empresas y organizaciones no han tomado nota de la importancia de contar con buenas medidas de seguridad en tiempos de trabajo a distancia. Siguiendo con los datos del estudio de Microsoft y Marsh, solo en el 27% de las empresas que implementaron trabajo remoto en Latam, su fuerza laboral está trabajando exclusivamente con dispositivos de la organización. Otro dato que alarma es que la seguridad cibernética en el trabajo remoto es prioridad tan sólo para 12% de organizaciones en la región. A esto se le suma que solo el 17% de las organizaciones cuentan con un seguro de riesgo cibernético; y que nada más que el 24% de las empresas aumentaron su presupuesto en ciberseguridad a raíz de la pandemia.

Lo cierto es que asegurar una fuerza de trabajo remota requiere de redes y herramientas seguras, pero también de equipos de trabajos conscientes de los peligros que enfrentan, del capital en información y datos que manejan todos los días. Solo a modo de ejemplo, para que la conexión a una VPN (Virtual Private Network) sea segura, es fundamental la implementación de software de seguridad de punto final con protección y respuesta a amenazas avanzadas.

Estos cambios marcaron el ritmo de la planificación de la TI de cada empresa, con más énfasis en el trabajo a distancia y soluciones que permitan a los empleados trabajar desde casa tan seguros, como cuando lo hacían en la oficina.

En este contexto, de cara al futuro, la nube a gran escala seguirá siendo la gran estrella, dada su capacidad de aumentar o disminuir rápidamente en función de la demanda. De esta forma, las soluciones basadas en la nube que ya están creciendo en popularidad, crecerán aún más. Las organizaciones también buscan soluciones del tipo SaaS, Software como Servicio para sus operaciones internas, por ejemplo en las áreas contables, administrativas y de recursos o capital humano.

El 2021, para las empresas y organizaciones, será un año donde la modalidad del trabajo a distancia se afianzará. Como siempre, la tecnología será un gran aliado, de esta nueva normalidad, para lo cual, es importante no perder de foco la generación de entornos seguros que permitan seguir desarrollando la actividad de cada industria, brindando un espacio seguro de intercambio y colaboración.