Lanzan una nueva versión de Monopoly hecha para hacer trampas

Lanzan una nueva versión de Monopoly hecha para hacer trampas

Cuando Hasbro Inc., una empresa fabricante de juegos superó a su competidor Mattel Inc. y se convirtió en la número 1 en términos de ventas, echó un poco más de leña al fuego: ahora en uno de sus históricos, el juego Monopoly, está permitido engañar.

Se trata de una edición especial, después de un estudio interno en el que participaron 2.000 personas, que reveló que la mitad de los jugadores intentaron hacer trampa durante los juegos. En enero, Hasbro, incluso presentó un "CheatBot" en el Facebook Messenger para denunciar activamente a los “delincuentes” y repartir los castigos apropiados.

Berkowitz, vicepresidente de la empresa,  dice que el objetivo de la edición de “Cheater” era suavizar lo que es y lo que no es, en un juego aceptable. "Esta nueva versión está nivelando el campo de juego para que todos operen bajo las mismas reglas universales, sin ninguna ventaja especial para esos astutos tramposos".

Monopoly Cheater's Edition se lanzará en el otoño estadounidense con nuevas reglas y elementos de juego en los que se anima a los fanáticos a hacer trampa activamente como parte del juego, tal como lo leyeron.

"Como sabe cualquiera que haya participado en la “noche de juegos”, la competencia amistosa a menudo puede ser más intensa", dijo a la agencia Bloomberg el vicepresidente senior de Hasbro, Jonathan Berkowitz. "Esto significa que los jugadores están buscando doblegar las reglas en su búsqueda de la gloria del juego-nocturno".

Además de las tarjetas comunes de Chest and Chance de la Comunidad, 15 "Cheat Cards" diferentes pedirán a los jugadores que realicen subrepticiamente misiones de sabotaje y subterfugio a lo largo del juego. Si son lo suficientemente astutos para llevarlos a cabo, los jugadores exitosos obtendrán una inyección de efectivo o propiedades gratuitas. Si son atrapados, los jugadores se verán obligados a pagar el dinero “ahorrado” o incluso podrán terminar esposados en la cárcel, literalmente atados al tablero por una esposa de plástico.

Berkowitz sostiene que el elemento de engaño mejora el juego original, ofreciendo una "segunda capa", que irónicamente podría atraer también a los jugadores de Monopoly “respetuosos de la ley”.

Los trucos en la lista "aprobada" incluyen robar del banco, saltear espacios, mover la ficha del oponente, escatimar en el alquiler, agregar un hotel que no compraste a tu propiedad, quitar el hotel de otra persona de su propiedad, mover la ficha de otro jugador cuando es su turno, y cobrar el alquiler de la propiedad de otra persona. ¡Si nada de eso le da un ataque de ansiedad, este juego es para usted!

Otros cambios en el juego: el primero en aterrizar en Pennsylvania Avenue la obtiene de forma gratuita, y Atlantic Avenue puede ser arrebatada por aproximadamente la mitad de su valor original.

Si se está preguntando cómo se espera que los jugadores se salgan con la suya con esto, considere que la edición de Cheater es la primera de cualquier juego de Monopoly en no requerir un banquero designado. Y si a nadie le importa la tienda, bueno, la naturaleza humana es algo graciosa...

Claramente esto plantea algunas preguntas filosóficas más profundas sobre la vida moderna, el futuro de la ética y la manera de hacer negocios, en los tiempos donde se habla de transparencia como uno de los principales valores que se le pide a las empresas.