El futuro del trabajo: la transformación digital debe ser acompañada por una modernización curricular

El futuro del trabajo: la transformación digital debe ser acompañada por una modernización curricular

Científicos de datos, blockchain, inteligencia artificial. Estas áreas no solo son  los motores de la economía actual, sino también disciplinas donde frecuentemente los especialistas no pueden cubrir vacantes. ¿Cómo prepararse para las búsquedas de la transformación digital? ¿Cuáles serán las skills para los cuáles no faltará el trabajo?

La  transformación  digital es una realidad y quiénes no lo reconozcan quedarán afuera del juego. Esto resulta aplicable tanto para las empresas como para las personas,  que  deberán  estudiar  cómo  agregar valor para que sus skills seduzcan a los reclutadores. Es  que  la  demanda  de  talentos  no  conoce  fronteras,  y  cuando  se  trata  de buscar talento las áreas de Recursos Humanos muchas veces deben mirar fuera  de  sus  países. Las áreas que se perfilan como las más  buscadas a mediano  plazo son aquellas  relacionadas  con  Ciencias, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas (STEM por sus siglas en  inglés)  porque  son quienes  están  más  adaptados a  las  nuevas  tecnologías y los que pueden asistir a las empresas en su transformación digital para  competir en un mundo cada vez hiperconectado.

“Creo que la educación en habilidades STEM es el gran desafío en materia educativa. Tradicionalmente, ingeniería, matemáticas, actuarios y  programadores, no son lamentablemente las carreras más elegidas por los estudiantes a la hora de su formación académica. Esto se acentúa más si lo vemos también bajo la óptica de género. Entre los  pocos estudiantes que eligen estas carreras, son aún menos  las  mujeres  que  hoy  por  hoy  las cursan, y  eso  es  algo  que  necesariamente  debe cambiar.”  Asegura Sebastián Siseles, Vicepresidente Internacional de la plataforma de  Freelancer.com, el  mayor mercado  de  freelancing  y  crowdsourcing  en el mundo con más de 30 millones de usuarios.

Estos perfiles profesionales deben ser capaces de hacer trabajar   con grandes  volúmenes  de datos no necesariamente  sistematizados,  tienen que cumplir con un perfil matemático y con conocimiento de informática, pero también es esencial que puedan  trabajar con estadística y tengan habilidades sólidas en comunicación para interpretar  y  transmitir lo que los datos indican.

Así, términos como “data  scientist” o científico de datos, big data, inteligencia artificial y  blockchain se revelan como las disciplinas más usadas en un contexto donde las  compañías no se pueden desentender  de  la  revolución  que  traen los datos y su  análisis, con todas las oportunidades que genera.

Siseles  también comenta sobre la necesidad de avanzar con cambios en las perspectivas curriculares: “Por un lado, desde las Secretarías/Ministerios de educación nacionales o  provinciales tiene que haber un fomento intensivo para el estudio de estas carreras de ciencias “duras”; incluso, programación debería ser considerada hoy una materia obligatoria en los ciclos primarios y secundarios, tal como lo son geografía o literatura.”

Para la formación adecuada de nuevos expertos comprometidos, creativos, empoderados  y motivados, el Vicepresidente de Freelancer.com señala algunos puntos importantes a considerar: “La estructura "clásica" laboral ya no  resulta  atractiva para las nuevas  generaciones cuyas ambiciones son absolutamente  distintas a  las de generaciones  anteriores,  quienes de a poco van imponiendo los horarios flexibles,  los  espacios  de  coworking, el trabajo freelance y decenas de otros tipos de metodologías.”, finaliza  el ejecutivo del mayor mercado de freelancing y crowdsourcing.