“Soy un optimista en el sentido de cómo va a avanzar el crédito en el 2018”

“Soy un optimista en el sentido de cómo va a avanzar el crédito en el 2018”

Dialogamos con Marcos Bazán, Partner at Deloitte Argentina Financial Advisory Services, en una charla exclusiva con CCN Créditos y Cobranzas, Bazán realiza un análisis sobre las principales tendencias del sector en Argentina durante 2018.

¿Cuáles son sus impresiones del sector de créditos y cobranzas en lo que resta de este año y 2018?

Marcos Bazán: Primeramente, partimos de una base: en Argentina tenemos un sistema financiero y bancario todavía pequeño, con muchas posibilidades de crecimiento para todos los segmentos.  No solamente en lo referido a créditos de consumo sino también comerciales, prendarios, hipotecarios. Todos tiene posibilidades de crecimiento, este sería un primer pilar, que en 2018 todos los agentes económico-financieros - en un contexto inflacionario más bajo - tienden a crecer.

¿Y qué puede decirnos respecto de 2017?

Marcos Bazán: En 2017 lo que nosotros vemos que es que todo fue pujando hacia arriba. Los préstamos, el consumo, ahora la estrella son los hipotecarios UVA. También, vimos cambios de hábitos. El préstamo de consumo masivo creció más que el de tarjeta de crédito. Mientras que antes el producto estrella era la tarjeta de crédito por el tema de las cuotas, ahora está virando, hacia otro tipo de consumo orientado a wellness, turismo, entonces el préstamo personal empieza a tener más protagonismo.

¿Qué pasará con el crecimiento de los bancos a la luz de las nuevas tecnologías?

Marcos Bazán: Por lo que estoy viendo todos los bancos se preparan para el crecimiento de banca de personas, va a ser una lucha entre las entidades. Porque el consumidor es más sofisticado y está más capacitado sobre los productos, entonces los bancos tendrán el desafío de empezar a trabajar en cuestiones de marketing. Por supuesto eso hace a la competencia sana. También a la aparición de nuevos productos o más innovadores, y beneficios. La banca argentina necesita innovarse en los productos tradicionales.

¿Qué opina respecto de las fintech y en especial de su irrupción durante año?

Marcos Bazán: Las fintech tienen sus amantes y otros que son indiferentes. La banca tradicional está jugando el mismo juego con distintas regulaciones. Las fintech como están fuera de la regulación, tienen menores costos y por eso van a competir más rápido. También tienen otras tasas y un poco ahí viene el tema de los amantes, porque en definitiva hay espacio para todos.

¿Esta no regulación les da una ventaja respecto de la banca tradicional?

Marcos Bazán: Un poco el BCRA está fomentando la aparición de las fintech y cuando hablamos de fintech, no solamente nos referimos a préstamos sino también a medios de pago, formas de análisis y muchas cuestiones se están promocionando para que haya mayor oferta de productos y mayor vida financiera para la población.  Incluso muchos bancos también las están tomando como su “ala” de innovación. Van viendo las diferentes start ups y las compran.

¿Hay lugar para la convivencia de ambos mundos: fintech y banca tradicional?

Marcos Bazán: Por supuesto, hay espacio para todos, aplaudo la aparición de las fintech, siguen siendo chicas, necesitan mayor espacio de fondeo para tener impacto social. El punto débil es el costo, no todas son “Unicornios”, eso implica procesos y nuevas formas de trabajar para realmente competir con los bancos. Ese es el mundo de las fintech y de lo que veremos en 2018, una competencia sana de todos los actores.

¿Qué pasa en el mundo desarrollado con las fintech?

Marcos Bazán: Si vamos al mundo desarrollado tampoco vemos que por ejemplo Bank of America, haya desaparecido por las fintech, al contrario, tomó lo bueno y se fortaleció.  Adquirió distintas fintech y sobre eso va operando mejor en el campo de juego.

Volviendo a la Argentina, ¿cuál es otro indicador que considera importante en el mundo del crédito?

Marcos Bazán: El otro gran indicador es el tema de la mora, acá está super controlada. No hay ningún riesgo sistémico en el horizonte que indique va a aumentar. También la capacidad de endeudamiento que tienen las familias dado el escenario económico que se espera para el año que viene, hace que la mora se mantenga controlada.

¿Si la inflación supera a las paritarias no podría haber un riesgo de recesión?

Marcos Bazán: Realmente no lo veo porque el consumidor es racional en el conjunto, se ajusta y se ensancha en función a su capacidad de pago. Lo que si va a haber es nuevos jugadores porque existirán nuevas personas con capacidad de tomar deuda y eso es lo que hará crecer el mercado. Nuevos jugadores que se incorporan o nuevas formas de evaluar el riesgo crediticio que no estaban dentro.  La Argentina es uno de los países de mayor efectividad en cobranzas, han aprendido mucho los bancos en los últimos 10 años, como es la gestión de cobranzas, como negociar, medir capacidad de repago. Por eso también la mora está mucho más controlada que antes.

2001 dejó nos una lección importante…

Marcos Bazán: Sí, de 2001 a 2004 y también 2008 hubo una importante escuela muy a la fuerza, pero muy efectiva. Esas épocas marcaron algunas bajas en los ciclos del crédito. Pero el sistema financiero sorteó muy bien. En los últimos 10 años no hubo crisis de mora, y pudo haberlas, pero el área de crédito tiene herramientas y mayor conocimiento para prever esas situaciones.

Una reflexión final sobre el 2018…

Marcos Bazán: Soy un optimista en el sentido de cómo va a avanzar el crédito en el 2018. Aplaudo también la aparición de las fintech, sea en el formato de crowdfounding, o el que fuere, todo eso suma, creo que hay espacio para todos con reglas del juego claras.