#8M: Crónicas de mujeres que nos inspiran (parte III)

#8M: Crónicas de mujeres que nos inspiran (parte III)

por Elsa Basile - Tanto Roberta Meyer Pellegrini como Romina Franze, se han ganado un lugar importante en el masculino mundo de las cobranzas y el BPO.  Son decididas, van hacia adelante y transmiten: sí se puede.  ¡Conozcamos sus historias, vale la pena!

Roberta Meyer Pellegrini – Gerente Comercial de Exactor “El desarrollo profesional también se lo transmitís a tus hijos”

Roberta tiene el don de una sonrisa dispuesta a salir todo el tiempo. Nos recibe con la calidez de quien se conoce desde hace mucho tiempo.  Franca, con una determinación que no le quita sensibilidad comparte su historia.

Cuenta que su primer trabajo fue en un call center, más exactamente el de American Express en el año 89.  - Era un mundo nuevo para mí porque recién salía del colegio, fue una experiencia maravillosa. Adoré tenerlo como primer empleo, me pareció maravilloso. Además, como trabajo de grupo, tener mis amigos del trabajo. Fue un combo: trabajar mucho y divertirme.

A medida que fueron pasando los años Roberta fue cambiando de puestos y se quedó en el sector.

Llegar tan lejos – [duda] Tengo una forma de ser que es muy aspiracional. Me gusta proyectarme y soy perfeccionista, además siempre estoy buscando nuevos desafíos. Si bien cuando ingresé al sector era muy chica, siempre trabajé para el puesto que seguía. Miraba para adelante. Me gusta mucho aprender y generarme nuevos desafíos, soy un poco inquieta. Reconoce.

Lo que te atrapó del call center -  Aprendí que me gusta mucho la gente en todos sus roles. Ya sea como clientes, dirigir equipos de trabajo. Ambos son un desafío enorme. Ayudar a otros para hacer que las cosas funcionen. Me siento muy a gusto trabajando con gente.

-Creo que este es un trabajo donde las relaciones interpersonales se imponen, eso es algo que se aprende. Yo siempre digo que además lo aprendés para la vida.  Sin querer tantos años de capacitaciones, escucha al cliente, que lo extrapolas a tu vida. Porque estas muy acostumbrada a resolver problemas.  Cuenta Roberta y reconoce que en su caso combina la escucha con el pragmatismo.

-Me encantaría que algún día lo pongan como materia en el colegio porque te enseña tanto a hablar, a expresarte a clarificar ideas.

Cuál es el aporte femenino al sector -  En opinión de Roberta las jornadas reducidas del call center ayudan a que las mujeres puedan trabajar sin quitar tiempo a la familia, también a es óptimo para aquellas que son más grandes y buscan reinsertarse.

Lo que ellas aportan - Lo más rico en la mujer es que es componedora por naturaleza. Escucha es paciente, tiene el don de interpretar lo que el otro necesita. En eso creo que aportamos muchísimo.  En un call center es necesario tener ese tipo de tracción femenina. Y cuando lideramos traemos muchos enfoques de equipo quizás más que los líderes masculinos.

Cómo evolucionará el rol femenino en el call center: - Este para mí es un mensaje para las mujeres:  nos tenemos que animar a querer más, a veces las mujeres no saben que pueden llegar a otro tipo de puestos, o priorizan cuestiones familiares, que si lo pensás son etapas.  Es cuestión de organizarse bien, dice Roberta con la autoridad que le confiere ser mamá de dos adolescentes de 15 y 17 años.

-Creo que tiene más que ver con una cuestión de animarse y tener confianza en sí misma, las cosas se pueden lograr, hay que intentarlo. Por supuesto también que las empresas den más oportunidades. El desarrollo como profesional también se lo transmitís a tus hijos. Dice.

 

Romina Franze, Gerente de Recupero Crediticio en Tarjeta Plata “Lo que importa más allá de si vos varón o mujer, es tu capacidad, tu don de gente, tu buen liderazgo”

En los años 90 el destino acercó a Romina al mundo bancario en un puesto data entry, del que pronto saldría. – Trabajaba en el tercer subsuelo de un banco, y me acuerdo de que cuando se abrieron oportunidades para otros puestos rápidamente dije: quiero abogacía, ahí pasé al área de recupero crediticio.  Armaba los legajos para mandar a los abogados, a los 15 días pedí una compu, para hacer el trabajo más rápido.

Inquieta, inteligente, simpática, no es difícil advertir que Romina saldría rápidamente del tercer subsuelo y que iba a llegar a dónde se propusiera.

Llegar tan lejos: - Me imaginaba que iba a llegar a más, no sé si esto es lejos o cerca. Pero sabía que no me iba a permitir quedarme en el mismo lugar. Tenía mucha motivación para salir adelante.

Romina es mamá de dos pequeños y durante un tiempo se alejó del circuito laboral en relación de dependencia para dedicarse a la abogacía.

La mayor sorpresa: -Lo que más me sorprendió fue volver al ruedo de las cobranzas después de ejercer mi profesión durante años estuve el tiempo en que mis hijos eran más chicos. Volví y quería seguir progresando. No esperaba crecer tanto, con casi 40 años. Sobre todo, porque cuando me fui lo hice en la cúspide, pero volví y llegué más lejos. Dice con una sonrisa inmensa.

Lo que te atrapó del planeta cobranzas:  - Lo que me encanta es que ningún día es igual al otro, me encanta el desafío constante. Del 1 al 30 y al otro día hay que volver a empezar. No te aburrís nunca. Y en el camino ponerle creatividad, pensar, creo que eso es lo que más me atrae. Las adversidades que te pone el mundo y hay que sortear.

El rol de la mujer en el sector: - Ahora somos muchas más. Creo que en un negocio tan duro y complicado donde toda la cadena de malas decisiones termina en cobranzas, es justamente la flexibilidad de la mujer un factor que aportamos. Esta cualidad que tenemos de no pensar en cajitas y adaptarnos. La mujer es más flexible, su cuerpo lo es.

Creo que está evolucionando el rol persona y no por género. Lo veo por mis hijos que están creciendo con este concepto. No importa si vos varón o mujer, importa tu capacidad, tu don de gente, tu buen liderazgo. No sé si en el mundo que viene se va a pensar en términos de varones y mujeres. Antes en el call center decíamos tiene que haber tanto porcentaje de varones y tanto de mujeres y ahora no es así. Nosotros hacemos assessment y si de la actividad surge que hay que contratar cuatro mujeres o cuatro varones los contratamos. Nos interesa el rol persona, y no el rol mujer- varón. Creo que vamos hacía ahí, lo importante va a ser el rol y no el sexo.

Una decisión que requiere un viaje - También es necesario hacer un viaje a nuestro interior y saber qué queremos porque si no nos preguntamos nunca vamos a saberlo. Las decisiones hay que tomarlas desde lo conciente sabiendo qué podemos y qué queremos. Si dejamos que tan solo el viento nos lleve y … no nos va a llevar muy lejos. Cierra Roberta.


Historias de mujeres que nos inspiran (parte I)